jueves, 30 de abril de 2015

Besos y garabatos


Nunca me escribes, me dices con tu carita de mujer dolida.
¿Por qué nunca me escribiste?.
Y yo..., yo no supe contestar. Seguí mirándote  y preguntándome...



Me pregunto, si tu sabes de las letras que yo trace.

En la cama fría de una casa vacía quedaron nuestros abrazos.

Donde turistas de tu piel, mis dedos, hacían garabatos.

Y  también nuestros besos.

Esos besos, que acabaron con el rubor que incendiaba las lagrimas en tus mejillas.

Duermen ya, tras las ondas de carmín de tus labios. Olvidados.


Escribí garabatos en tu pecho y en tu vientre, entre besos y risas.
Ya no lo recuerdas. Garabatos en  tu piel.

Cuando me exiliaste de tus ojos,
hice crepitar los versos de tu recuerdo con los besos peregrinos de tu boca,
en la terraza, aquella, que descubriste para mi.

Y ahora..., ahora no me digas que no te escribo.



Entre volutas de poesía y relatos
emigre a tu piel
para escribirte entre los lunares
con besos y garabatos,
versos al atardecer.


Fotos de Sofia Carvalho, su blog:http://sofiaomeumundo.blogspot.pt/