viernes, 20 de febrero de 2015

Caretos

Ya se rompió el silencio del invierno.
Salieron de la nada o bajaron de la montaña, no lo sé, mas bien creo que estaban junto al lago, guardando los cuentos antiguos, esperando el momento de cruzar a los mundos del sueño, seductores y misteriosos.

Sus trajes hechos de trozos de colchas coloridas que antaño cubrieron  catres.
Los rostros encerrados tras mascaras narigudas de cinc pintado de rojo o de cuero viejo.
Cencerros que atados a su cintura alertaran de su paso y en su mano un cayado, con el que atraer a las jóvenes a un "entrudo chocalheiro"


Janus quedara en el recuerdo frío del pasado.
Ahora es el tiempo del dios Saturno, de pedir protección a los rebaños y de saludar a la primavera incipiente en el valle transmontano.
De mudar al señor en esclavo, al esclavo en rey.
De burlar al vecino, de aceptar un casamiento ficticio, de brincar hasta las casas altas donde se resguardan las mozas.
De proclamar desavenencias guardadas.
De incitar y bailar.






Descenderán por las calles empinadas de la aldea unas veces amparados por la noche, otras a plena luz del día ocultos tras sus mascaras, solo se libraran del encuentro las "matrafonas" , que ya no les temen, ocultas también ellas de su condición de mujer.



Los "facanitos" seguirán imitando  sus tropelías, como duendes o demonios, en un ritual de iniciación, la sangre nueva que se presta alborozada a continuar con la tradición.


Se reúnen los guardianes de la magia de otros tiempos, ocultos sus rostros humanos  tras las caretas que los transforman, hombres o dioses, vivos o muertos y al mirar del pueblo, demonios.


Nosotros los contemplamos como testigos solapados a su tradición, transeúntes incautos de sus burlas.
Y nos dejamos llevar, embrujados en sus barullos de  melodías roncas, viajeros animosos a este encuentro transcendental.


Llegada es la hora de desprender el pasado, de sacudirnos las rencillas.
Ya esta todo públicamente dicho y todo pasado, el amo burlado, el esclavo coronado, la casada cortejada, la moza...
La moza, ¿ dices?. "As raparigas solteiras dançan a entrudo chocalheiro.
Llama a su puerta que te responderán: ¡pasen los que vengan!.
Convidados somos.
 Y  ... ¿ el vino? ... no ha de faltar, disfrutemos , aquí, en el territorio "do Azibo", que comience un nuevo ciclo de vida, entre estas gentes hospitalarias.


Todo ha sido  "permitido" en esta representación teatral de nuestra condición humana.
Esta ha sido nuestra sátira, acábense los matrimonios fingidos y las burlas, demos por finalizado lo licencioso.


Arrojamos el mal, al fuego purificador, nos desprendemos de lo viejo al atardecer del invierno.
Danzamos convocando a la Madre Tierra  para que despierte de su letargo y haga fértiles nuestros campos.



Si deseas saber más:
http://caretosdepodence.no.sapo.pt/

https://www.youtube.com/watch?v=29qkTlJ2kVw